¿Cómo realizar una sesión de Brainstorming en tu empresa?

El Brainstorming es una técnica muy efectiva para generar una gran cantidad de ideas sobre un tema en particular, las cuales llevarán a una solución ante un problema en cualquier ambiente, sea laboral o familiar. Esta estrategia nació en 1919 cuando Alex Faickney Osborn realizo una actividad interactiva en grupo.

Faickney determino que cuando se hace una “exploración” con un grupo no estructurado, las ideas fluyen de forma más clara, lo que también da la oportunidad de hacer algunas sugerencias sobre algún tema; además, la capacidad creativa de los trabajadores se aprovecha mucho mejor.

Una sesión de Brainstorming para empresa comienza cuando se determina quien será el asesor o moderador, el cual se encargará de guiar, alentar y tomar las notas de todas propuestas. Para que toda la actividad se desarrolle de la mejor forma posible, hay que incluir personas de distintas áreas u organizaciones con el objetivo de encontrar ideas frescas y novedosas.

Planear una sesión de brainstorming

Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Algunas técnicas de Brainstorming

1. Técnica clásica

Para resolver un problema mediante este tipo de sesiones, primero se debe identificar y obtener información de dicho conflicto. De esta forma, se podrá determinar el grado de importancia y evaluarlo para encontrar una solución. Luego, se debe reunir a los participantes y comenzar a discutir las posibilidades.

Será válido que las ideas planteadas puedan ser modificadas, para que, de esta forma, se llegue a un resultado más dinámico y creativo. Cuando ya todos hayan aportado su planteamiento, es momento de tomar la decisión, evaluando todas las propuestas y considerando los pros y contras. Así, se irá descartando hasta lograr alcanzar la mejor propuesta.

Por último, es momento de poner en práctica dicha idea y comprobar sus resultados, donde se evaluará si se cumplieron todos los objetivos planteados y, de ser necesario, se pueden realizar los cambios pertinentes.

2. Los cinco ¿Por qué?

Esta estrategia es muy sencilla de utilizar durante un Brainstorming, solo basta con preguntar 5 veces el porqué de algo. De esta forma, se puede comprender de mejor manera las ideas que una persona intenta transmitir al público. Se comienza diciendo una afirmación seguida de las interrogaciones. Esta técnica se le atribuye a Sakichi Toyada, quien la aplicó en la industria automotriz de Japón.

Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Se suele usar como una estrategia de investigación cuando se realizan entrevistas de nuevo personal, ya que, al realizar estas interrogantes, se pueden detectar posibles cambios en el comportamiento. También es muy factible usarla durante un comité de crisis cuando se llegan a detectar ciertos errores técnicos en una cadena de producción; así se logra entender con más claridad que ha pasado. Por último, también es una buena herramienta cuando se necesita tener una reflexión final para un negocio y cuáles son las dificultades a alcanzar

3. Dot Voting

Dot Voting es una método sencillo y rápido para ayudar en un Brainstorming. Para aplicarlo, es necesario que, en una pizarra o en un post it, se anoten las ideas. Luego, a cada participante se le proporcionan de tres a cinco pegatinas para que seleccionen aquellas que más les guste. Al final, las ideas más votadas, serán aquellas que se elijan para el proceso final.

Esta suele ser una de las técnicas más sencillas y rápidas de hacer, por eso, luego se recomienda realizar una sesión para evaluar el alcance de las propuestas en la práctica. El proceso inicial no suele llevarse más de 10 minutos, por lo que sí se está buscando tener resultados rápidos, esta es la opción correcta.

4. Mad Libs

Esta estrategia se originó a raíz de un juego de mesa en el que se buscaba completar una serie de frases que tienen espacios en blanco. Con esta técnica se busca aportar un toque más creativo y único.

La fórmula básica para formar una idea es “una persona/cliente + necesita + porque (razón)”; ya con esto se puede empezar la actividad. En una pizarra en blanco se puede ir anotando las distintas combinaciones que se den; puede pasar que se dé un insight, el cual es una forma de entender la mente del consumidor.

Estrategia mad lips

Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Esta técnica es útil cuando se busca encontrar la causa de un problema y asegurar que se está definiendo al usuario al que afectaría la situación, así como sus necesidades y la percepción que tiene del mismo.

Consejos para desarrollar un buen Brainstorming

Para empezar cualquier sesión, es importante nunca olvidar incluir personas de distintas áreas para que las ideas sean más fluidas. Asimismo, esto aportará una mejor experiencia en la actividad, ya que se podrá disfrutar de un gran número de sinergias. Otros consejos incluyen:

  • Duración de la actividad: lo recomendable es que el tiempo no pase los 30 minutos.
  • Aclarar los objetivos: es importante que las personas tengan una idea clara de lo que se pretende llegar en dicha actividad.
  • Nunca juzgar a los participantes: no hay que cortar las participaciones de los asistentes, por eso no hay que utilizar frases como “eso no sirve”, “eso no va a funcionar”, “tus anotaciones son absurdas”. Esto creará un mal ambiente y dañará la sesión.
  • Divide las ideas: las ideas sencillas se pueden convertir en muchos proyectos si se comienzan a dividir. Para ello, cada persona puede anotar sus planes y dejar que los demás asistentes las desglosen.
Consejos para una buena lluvia de ideas

Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

De esta forma, se logrará realizar un Brainstorming de forma satisfactoria y agradable para los asistentes. Siempre, como organizador o moderador, se debe procurar que la técnica que se elija sea la más idónea para el problema a tratar y, el consejo más importante, es nunca juzgar las ideas que se den.

Quizás te pueda interesar: Personal branding: la importancia de formar un sello personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *