Controlar el tiempo: 7 tips para dejar de posponer las tareas en el trabajo

Uno de los hábitos más comunes del ser humano es procrastinar (retrasar la ejecución de actividades y generar un estrés adicional por las responsabilidades pendientes), especialmente en la oficina. Este es un problema que afecta gravemente a algunas personas, pero, es un problema que se puede erradicar de manera fácil, solo hace se tiene que hacer constancia para sacar pendientes adelante y así evitar posponer las tareas en el trabajo.

La procrastinación es el reemplazo de actividades importantes por otras que solo generan satisfacción, por ejemplo: existen personas que aplazan sus labores leyendo o buscando información que será útil para realizar la tares, pero en el transcurso de la investigación comienzan a distraerse con información adicional y desviándose del tema de forma radical.

Buscar tiempo para relajarse en la oficina es una de las causas principales de esta actividad. En la búsqueda de nuevas rutinas y otras “responsabilidades”, se posponen aquellas labores que ya se tenían pendientes. En caso de presentar algunos de estos síntomas, no hay que desanimarse, aquí se explicarán algunos consejos que ayudarán a eliminar estas prácticas de la rutina laboral.

Procrastinar en el trabajo

¿Por qué se posponen las tareas en el trabajo? 

  • Comodidad instantánea: Tratando de olvidar el estrés, su busca comodidad instantánea con actividades de ocio. Por ejemplo: ver vídeos en YouTube durante horas genera más tranquilidad que hacer el informe final de mes que está pendiente. 
  • Confianza en la futura distribución del tiempo: Al dejar de lado las tareas, existe la creencia de que se podrá distribuir el tiempo de manera provechosa. Sin embargo, si se acumula el trabajo por realizar tareas que no son prioridad, no se garantiza que en posteriores días se pueda cumplir con todo.
  • Satisfacción: Cuando se realizan otras labores que están por encima de lo que se tiene pendiente, se genera un deseo momentáneo de relajación. Esto se debe a que parte del cerebro que se dedicada al placer (sistema límbico), contraataca la parte estratégica del trabajo que es la corteza prefrontal. Como resultado, gana el gozo a corto plazo por encima de la responsabilidad.  

Estas acciones suelen ser de manera inconsciente, sin embargo, se debe trabajar conscientemente en dejar de realizar esas actividades que no son importantes al momento, como; lavar la ropa, arreglar la cocina, cosas que en definitiva se podrán culminar después de terminar las tareas inmediatas. 

Posponer actividades

7 tips para evitar posponer las tareas 

Tomar la decisión

Para todas las personas que buscan una solución, el primer paso es reconocer que, efectivamente, posponen las tareas constantemente. Lo siguiente es tomar la decisión para cambiar el dejar de lado la acumulación de tareas.

Crear alarmas de tareas

Esta es la oportunidad perfecta para utilizar una herramienta que permita recordar cada una de las asignaciones pendientes para el día. Lo recomendable es colocar tiempo para sentir el compromiso de terminar a la hora planificada.

Trabajar con energía

El estrés y poco descanso genera aún más procrastinación, por ello, es necesario dormir al menos 8 horas diarias, comer sano y hacer algunas actividades física. También es válido tomar un pequeño descanso en la oficina cuando se cambia de una tarea a otro, o un proyecto está consumiendo todo el día.

Evitar las distracciones

Decir “no” a las distracciones es una ventaja cuando se estén realizando otras tareas de prioridad. En caso de caer en la tentación, se regresa a las labores principales. Hay formas de bloquear las páginas de redes sociales desde una computadora del trabajo, tener por lo menos un filtro antes de ingresar puede detener a algunos para comenzar a perder el tiempo.

Dar el primer paso

Una de las causas principales de posponer las tareas es por miedo a enfrentarlas, entonces, trabajar en ellas por lo menos 10 minutos durante el día elimina el terror, aumentando el interés. Un consejo clásico es siempre empezar por la tarea más tediosa que se tiene en el día, ya que la mañana siempre es más productiva que la tarde. 

Una recompensa por el trabajo realizado

Aunque parezca algo infantil, la motivación es un motor ante las tareas que no son tan placenteras. Plantear la idea de hacer algo que genere pasión al terminar la actividad es una idea que puede transformar por completo la mecánica del trabajo.

Dividir las tareas en pequeñas acciones

Este punto se trata de crear objetivos diarios para ir avanzando y dejar de posponer las tareas. Así se puede encontrar motivación con los pasos que se realizan. En caso de procrastinar, es hora de detenerse nuevamente, es momento de crear conciencia y determinar cuáles son las prioridades.

Aunque una de las principales distracciones son los celulares por sus infinitas aplicaciones, juegos y redes sociales, es un hábito que se puede manejar con disciplina y atención, todo con el fin de que en la jornada diaria en la oficina se puedan cumplir todos los pendientes y así no acumular tareas los días donde se debería descansar. 

Logra todo en menos tiempo

¡Es hora de avanzar y dejar de posponer las tareas! Llegó la hora de hacer un alto a las distracciones y empezar a realizar pendientes en tiempo récord, como también educar el cerebro para un mejor manejo de los pensamientos, la clave está en comenzar a hacer estas pequeñas acciones que a la larga tendrán un gran resultado.

Tal vez te interese: Fuera estrés: 5 formas de relajarte en la oficina

Imágenes:
http//lanacion.cl/wp-content/uploads/2018/03/ESTRES-2.jpg
https//www.lexington.es/blog/wp-content/uploads/2017/09/ejercicios-para-relajarse-en-la-oficina-630×406.jpg
https//static.vix.com/es/sites/default/files/styles/large/public/imj/vivirsalud/1/10-tips-para-reducir-el-estres-en-la-oficina-7.jpg?itok=6jIKzzIy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *