¿Cuáles son los beneficios de los cigarrillos electrónicos?

Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco acaba con más de 7 millones de personas cada año, de las cuales más de 6 millones son consumidores del producto y alrededor de 890.000 son no fumadores, lo que significa que están expuestos al humo de tabaco de otras personas. Casi 80% de los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo, viven en países de ingresos bajos o medios. Se analizó más de cerca los cigarrillos electrónicos, con la intención de buscar las opciones más beneficiosas para la salud que puedan otorgar mayor bienestar y longevidad.

cigarrillos electrónicos 4

Aparición del cigarro electrónico

Los cigarrillos electrónicos han ganado popularidad en los últimos años, especialmente entre la población más joven. Incluso en países donde su comercialización está prohibida, ha generado mucha curiosidad. Hoy en día, también son conocidos como e-cigarrillo y se refiere a un dispositivo impulsado por una batería que simula la experiencia de un tabaco común. Para algunas personas representa menos riesgo para la salud porque contiene vapor de nicotina sin alquitrán y otras sustancias dañinas.

Los cigarrillos electrónicos entraron al mercado en 2003 en China, para luego extenderse hasta los Estados Unidos y Europa en el año 2006. Inicialmente, fueron producidos por pequeñas empresas, pero ya hace algunos años, con el ojo puesto en el rápido crecimiento de estos productos, las grandes tabacaleras comenzaron a desarrollar este nuevo producto.

En la mayoría de los países, los e-cigarrillos entraron al mercado como artículos comunes, sin regulación del gobierno, pero en los últimos años, gracias a la popularidad que posee,  los órganos estatales de control de varios países comenzaron a prestarle más atención al cigarro electrónico.

Los primeros e-cigarrillos tuvieron un diseño muy parecido a los convencionales, tanto en formato como en tamaño. Existieron también versiones desechables, que no podían ser recargadas. Con el paso de los años evolucionaron hasta lograr tener un aspecto parecido a una pluma grande que posee baterías de larga duración que pueden ser recargadas, depósitos líquidos que pueden ser reemplazados, reguladores para controlar la cantidad de vapor y la temperatura del atomizador, luz LED más una amplia variedad de opciones en lo referente a colores y diseños.

Partes de cigarrillo electrónico:

  • Un reservorio que contiene el líquido.
  • Un atomizador, que es el dispositivo encargado de calentar el líquido y generar el vapor.
  • Un sensor que activa el atomizador cada vez que el usuario realiza una inhalación. Algunos modelos funcionan a través de un botón.
  • Una batería.
  • Un cargador de baterías

¿Cómo funciona?

El usuario activa el atomizador a través de inhalación o pulsando un botón, dependiendo de las características del dispositivo. El atomizador calienta el líquido en el depósito y crea un vapor de humo similar al humo de los cigarrillos. El cigarrillo electrónico, por lo tanto, simula la experiencia de fumar, pero no hay combustión y no se la inhalan las sustancias tóxicas presentes en el tabaco.

Los cigarrillos electrónicos vaporizan un líquido que se compra por separado en frascos pequeños llamados recargas, ya existen en el mercado más de 7.000 variaciones de sabores. Puede contener o no nicotina, glicol de propileno y aromas.

Una amplia variedad de otras sustancias ya han sido identificadas, como: estaño, plomo, níquel, cromo, nitrosaminas y compuestos fenólicos. Aunque teóricamente sean más seguros que los cigarrillos normales, no hay ninguna evidencia científica que apoye esta supuesta seguridad.

Ventajas:

  • Exposición a sustancias químicas menos tóxicas.
  • No deja los dientes amarillos.
  • No causa mal olor.
  • Es menos contaminante.
  • Es más barato.
  • El humo pasivo parece ser menos tóxico.
  • Parece haber un menor riesgo de enfermedad pulmonar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *