E-commerce, Cultura y Perfiles

Las organizaciones cuyo rubro de negocio apuesta por el comercio electrónico, presentan una estructura caracterizada por estrategias y procesos que cambian constantemente,  convirtiéndolas en empresas dinámicas, flexibles y sumamente adaptables al entorno. Es así que, este tipo de empresas necesitan que sus equipos de trabajo estén altamente alineados con estas particularidades y sean capaces de estar a la altura de estos nuevos retos.

Linio Perú, una empresa joven y que comparte las características mencionadas, busca perfiles de profesionales muy específicos que se puedan adaptar correctamente a la cultura y a la velocidad con la que se mueve el negocio. De hecho, es importante reclutar personas capaces de lidiar con los constantes cambios y que al mismo tiempo estén enfocados en lograr los resultados de la compañía con los recursos que se tienen, todo dentro de una cultura de startups.

A continuación algunos de los elementos que deben tener toda persona para pertenecer a esta cultura.

Retar el status quo

Retar el status quo o lo “pre establecido” mediante ideas innovadoras y creativas, es una ventaja dentro del mercado de E-commerce.

Se trata de salir de la zona de confort y poder plantearse formas y soluciones de cómo hacer mejor las cosas. El hecho de ser proactivo y de anticiparse ante las situaciones que puedan darse y no limitarse, son parte de este elemento. Asimismo, ser una persona que asume riesgos, que se atreve a hacer más o proponer cosas nuevas, lo cual genera retos personales y al equipo en sí.

Hagamos que suceda

Es necesario contar con personas que puedan transformar sus ideas y propuestas en acciones y que no esperen que otro asuma una responsabilidad, sino más bien involucrarse en las situaciones diarias y acontecimientos que puedan darse.

El hecho de pasar las ideas de un papel o de la mente a una conducta es clave para lograr objetivos e innovar diariamente. Para ello, es necesario tener un ambiente y estructura que empodere a los trabajadores y les brinde la confianza de hacer cosas y asumir retos o riesgos. Se genera motivación en el trabajador, impulsando su proactividad y creatividad, así como movimiento en el equipo y en su productividad.

Flexibilidad

El poseer un carácter flexible, que permita adaptabilidad hacia los cambios o situaciones que puedan presentarse en el ámbito laboral es una característica necesaria para el trabajo en E-commerce.

El ser flexible en aspectos relacionados al espacio de trabajo, estructura u organigrama, ambiente, horario, plazos inmediatos, entre otros, permite que las personas puedan mantenerse enfocadas y cómodas en situaciones de constante cambio y que la productividad no se vea afectada, sino más bien estimulada.

Orientación al Cliente

Es necesario captar personas – sin distinción de área – con la concepción del cliente como principal actor en el negocio, con vocación de servicio y cuyas conductas apunten a brindar la mejor experiencia de compra.

El estar alineado al negocio y comprometido con las metas que este tiene, permite un mayor involucramiento en la mejora de procesos e innovar con ideas que apunten a la satisfacción del cliente.

Liderazgo

El liderazgo puede venir desde cualquier lado de la empresa y puede ser asumido por cualquier trabajador, el cual buscará empoderar a otros, permitiendo potencializar sus competencias, capacidades y seguridad. Se trata de motivar, empoderar, e impulsar al equipo a dar más de sí, asumiendo nuevas tareas y responsabilidades, que contribuyen al logro de objetivos y metas.

En definitiva, se deben de tomar en cuenta estas actitudes toda vez que permiten un trabajo eficiente, aprovechando el talento del equipo que la conforma y haciéndolos protagonistas de los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *